Ella no estaba cantando

Las cortinas enmascaran, la función ha terminado
los magos ya no acaparan
la atención se ha disipado.

Él no pedía tanta luz,
un rayo al desconcierto,
perdido entre la multitud
el frío siempre despierto.

Y no había tanta gente
ni color en su habitación,
aquel silencio estridente
tenía fuerza de un avión.

Y que le podía hacer,
si su risa estaba ausente,
tanta magia por romper
con ella aún en su mente.

Soñaba sin tornar los ojos
aún caminaba suspirando
perdido y sin sus sonrojos
ella no estaba cantando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s